La Agrupació Barça Veterans celebra por todo lo alto su 50 aniversario en maravilloso partido contra un combinado internacional.

by

Fiesta del fútbol de los ochenta y noventa en el Mini Estadi. Espectáculo familiar, para que los padres, tíos y abuelos acompañaran a los más pequeños de la casa y les explicaran quién era quién. En unos momentos donde la banalización del discurso, la sumisión del qué al como y la crisis económica guían el día a día del ciudadano común, es de agradecer iniciativas como la de la Agrupació Barça Veterans que, junto a la EFPA (Asociación Europea de Futbolistas Veteranos), celebraron el acto principal de las actividades para celebrar el 50 aniversario de la Agrupació Barça Veterans. Con una tribuna principal del Mini Estadi llena de público joven, y no tan joven, con ganas de pasarlo bien y aplaudir, los viejos rockeros no defraudaron y el espectáculo fue sensacional.

No todos los días se citan en Barcelona Balones de Oro, Botas de Oro, Campeones del Mundo, Campeones de Europa y, sobretodo, leyendas vivas del barcelonismo y del futbol europeo. El resultado final, 2 a 1 a favor de la selección de la EFPA, es lo de menos ya que ver jugar en un mismo equipo a Butragueño, Kareembeu y Stoichkov no tiene precio. También brillaron con luz propia estrellas de la talla de Matthäus, Zubizarreta, Reiziger, Suker, McManaman y Karpin, y jugadores con pasado blaugrana reciente, como la pantera Kluivert, Amor, Goikoetxea, Bakero, Carrasco, Víctor Muñoz y Abelardo. En los banquillos, dos escuelas diametralmente opuestas: la del futbol de toque y combinativo de Carles Rexach contra la del catenaccio más puro de Arrigo Sacchi. Y como ya sucedió en 1989, cuando el Milán ganó la Copa de Europa en el Camp Nou, el bueno de Arrigo volvió a dejar claro que en Barcelona él no pierde.

Centrándonos en el partido, Karpin y Sa Pinto avanzaron a los visitantes en una primera parte igualada pero con mayor acierto del combinado internacional. Tras el descanso, Rexach ordenó jugar más arriba y presionando y la táctica dio sus frutos porqué el Barça dominó y controló el periodo de cabo a rabo. A destacar en este sentido, las ganas de Patrick Kluivert, muy activo durante todo el partido, deleitando al público con rabonas y remates acrobáticos y también Victor Muñoz, que pasados los cincuenta años sigue siendo el motor y pulmón de antaño. Gracias a todo eso y a los gritos de ánimo de la afición, Cuéllar redujo distancias. Parecía que el combinado azulgrana podría empatar pero la falta de puntería y la mala suerte evitaron el gol de la igualada.

Tanto los veteranos del Barça, mezclados entre generaciones de la Recopa de Basilea y la Copa de Europa de Wembley, como los veteranos internacionales dejaron el pabellón bien alto y demostraron que jugar a fútbol es como ir en bicicleta: nunca se olvida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: